Cómo mantener una dieta saludable

Cuando escuchamos o leemos la palabra dieta regularmente pensamos en pasar hambre o en comer poco. Saludable tiende a relacionarse con todo lo que no es sabroso, con comida desabrida, ensaladas insípidas, «hierba». Si ambas palabras van juntas… ¡bueno! ¿qué te puedo decir? ¡Un sufrimiento total!

Tú sabes que mi filosofía respecto a la alimentación nada tiene que ver con esto; que yo estoy convencida y he demostrado que se puede llevar una alimentación saludable sin sacrificar el sabor; que es posible nutrir el cuerpo, deleitar el paladar y apapachar el alma con una buena comida.

Es más fácil decirlo que hacerlo, lo sé… pero no es imposible, y por eso hoy quiero compartir contigo algunas ideas que pueden ayudarte a conseguir tu objetivo de mantener una dieta saludable.

  1. ¿Por qué? Cuando nos fijamos una meta hace falta tener un por qué; una razón poderosa para conseguirla, ¡que nos motive! Una de mis clientes, quería cambiar su alimentación para bajar de peso y poder jugar con sus hijos sin cansarse a los 10 minutos. El sobrepeso le impedía correr y seguirles el paso. Ella quiere estar sana para verlos crecer, quiere vivir y sentirse bien para conocer a sus nietos. Tu por qué debe ser poderoso y recordarte los motivos por los que quieres alimentarte sanamente cuando estés dudando si cenar pechuga asada con vegetales o pedir una pizza (por tercera vez en la semana).
  2. No se trata de morirse de hambre. Es muy probable que abandones una dieta extrema con el consiguiente sentimiento de frustración y derrota. Hay dietas con las que puedes perder peso rápidamente pero no puedes mantenerlas como un hábito; lo mejor es hacer cambios duraderos.
  3. Paso a pasito. Ya me lo has escuchado y leído en más de una ocasión, ¿verdad? Haz cambios de a poco, aunque te parezcan mínimos. Por ejemplo: beber agua en lugar de refresco durante un mes, al siguiente mes comer fruta en vez de frituras. Con estos pequeños cambios harás un progreso gradual que hará mucho más fácil que mantengas una dieta saludable a largo plazo.
  4. Elige alimentos que te gusten. No comas nada más porque es bueno para tu salud ¡disfruta la comida!. Cada quien tiene diferentes gustos así que elige opciones que te gusten así es más sencillo mantener una dieta saludable. Por ejemplo, a nosotros nos gustan las ensaladas pero a mi esposo no le gusta la lechuga así que uso espinacas. Si no te gusta el pescado, como pollo o carne magra de res. Entre todos los vegetales seguro hay alguno que te guste.  Busca recetas utilizando esos alimentos que te gustan y prueba con distintas formas de cocinarlos.
  5. Planea tus menús. Es una herramienta útil para mantener una dieta saludable porque ya tienes un plan hecho y simplemente lo sigues; ya no dejas al azar lo que vas a comer y reduces la tentación de comer cualquier cosa. Si no sabes cómo empezar, lee este artículo: planeación de menús para principiantes.
  6. Lleva snacks cuando salgas. Siempre lleva contigo algún snack saludable; si te da hambre mientras estás fuera de casa tienes algo saludable para calmar tu hambre y así evitas comprarte unas papas o unas galletas. Aquí tienes algunas ideas de snacks que también pueden servirte para llevar al trabajo.

Únete a mi programa Mejora tu alimentación en 6 bocados; en el que aprenderás a mejorar tu alimentación de una forma práctica y realista; siempre contando con mi guía.

Más recursos

 

Publicar Etiquetados con, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: