¡Cuidado cuando compres estevia!

Es un hecho que cada vez más personas buscan alternativas más saludables para incluir en su alimentación; ya sea porque padecen alguna enfermedad y necesitan cambiar su dieta, o porque quieren prevenirlas.

Una de estas alternativas saludables es la estevia. La estevia se utiliza como sustituto del azúcar y es obtenida de las hojas de una planta llamada Stevia rebaudiana.

La estevia se puede conseguir pulverizada, en gotas, en hoja deshidratada o la plantita, como tal.

Generalmente las presentaciones comerciales, las del súper, son una mezcla de estevia con algo más, que incluso puede ser azúcar.  Es muy fácil irse «con la finta» y comprar algo pensando que es bueno para tu salud y puede resultar terrible. ¡Imagínate si lo consume una persona diabética! Así que revisa bien la etiqueta.

Pero de lo que quiero hablarte hoy es de la planta.

Una de mis queridas lectoras me escribió con una consulta. Compró una plantita de estevia y quería que le confirmara si lo era porque nunca había visto una planta de estevia. Me envió unas fotos y las revisé: NO era estevia.

Me quedé muy preocupada. Pensé en dos posibles explicaciones:

1) Alguien muy descarado y con poca ética decidió vender esta planta como estevia sabiendo que no lo era.

2) Alguien ignorante la vendió como tal, creyendo que de verdad lo era.

En cualquiera de los dos casos existe la posibilidad de  causar algún daño al consumidor.

Me inclino más por la segunda explicación. No habrá faltado quien al darse cuenta que la estevia está «de moda» haya dicho: «¡Ah! pero si aquí siempre ha habido esa planta. Cómo le gusta a la gente poner cosas de moda cuando siempre han existido».

No tenía idea de qué hierba era la que compró esta persona confiando en quien se la vendió. Le conté a mi mamá y ella me dio la respuesta gracias al conocimiento sobre plantas y hierbas que se ha ido pasando a través de las generaciones en mi familia y después amplié mi investigación en Internet.

El descubrimiento.

Hay una planta cuyas hojas se parecen a las de la estevia y además tienen un gusto dulce. Esta plantita crece – o crecía – de silvestre en los linderos de la región donde vivo (Zona de las Altas Montañas en Veracruz, México). Se llama hierba dulce.

Es una hierba medicinal que se utiliza para los cólicos estomacales, diarrea, tos, aftas bucales y dolor de muela. También se usa como desparasitante. En mi familia se conoce por otra de sus propiedades – y fue por eso que me alarmé – : se utiliza para regularizar el ciclo menstrual y como abortivo.

Es cierto que debe consumirse en ciertas condiciones para que tenga un efecto abortivo; sin embargo, no deja de ser un riesgo, pues no es tan difícil que estas condiciones se cumplan.

Las plantas medicinales tienen muchas bondades, pero si no se usan adecuadamente nos pueden causar daño.

Antes de averiguar qué planta era, comenté el caso en Facebook y alguien me preguntó cómo saber si la planta que ofrecen como estevia lo es o no.

¿Cómo saber si es estevia?

Mi descripción de  la estevia no es la de una experta; no sé si estoy usando las palabras adecuadas. Es como yo lo explicaría a cualquier persona con la que conversara.

La estevia es un arbusto. Sus hojas son verde brillante, no son lisas ni en su superficie ni en sus orillas. Yo las describiría como superficie rugosa y orillas «dentadas redondeadas». Sus flores son blancas, pequeñitas, no tienen olor (o al menos yo no lo percibo).

Las hojas, claro, saben dulces. Pero no me atrevería a probar una hoja de cualquier planta para comprobar si es estevia o no.

Una imagen dice más que mil palabras.

Aquí les dejo unas fotos tanto de la hierba dulce como de la estevia. Son parecidas y alguien que nunca ha visto una estevia podría confundirse, especialmente si no tienen flores.

Hierba dulce.
Imagen tomada de http://www.rosemary-n-thymeherbsocietyofgastoncounty.org

Hierba dulce.
Imagen tomada de www.medicinatradicionalmexicana.unam.mx

estevia1

Mis plantas de estevia

estevia2

estevia3

estevia4

Ayúdame a prevenir a otras personas compartiendo este post.

 

Publicar Etiquetados con,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: