El Supercito verde

 

¿Te gusta ir al súper? ¿Tienes algún lugar favorito para ir de compras? Yo sí.

Hace tiempo, por noviembre del 2013, nació el «papá» del Supercito Verde gracias a que conocí una mujer (que hoy considero una queridísima amiga) con quien coincidí en ideología sobre cuidado de la naturaleza, consumo responsable, alimentación sana. Desafortunadamente, después de unos meses, por razones ajenas a nosotras, el proyecto desapareció. Ella se mudó y continuó con su labor en otra ciudad y yo me quedé con la «espinita» de hacer algo parecido.

El nacimiento del #SupercitoVerde

Pasaron los años y finalmente me decidí a contactar a algunos de los participantes del proyecto anterior, quienes aceptaron gustosos unirse a los nuevos planes. También invité a algunas personas que conocí por medio de otra amiga y así, en Junio de 2016, se formó la Comunidad del Supercito Verde.

Este grupo de personas emprendedoras, entusiastas, positivas, con propuestas, acciones, productos y servicios para el cuidado de su salud, la de otras personas y la del planeta se han convertido en una parte importantísima de mi vida. Todos vivimos en la Región de las Altas Montañas de Veracruz y promovemos el consumo responsable, la alimentación saludable y la producción de alimentos y productos ecológicos.

No voy a mentir. Siento una gran satisfacción al ver a todas estas personas reunidas cumpliendo sus sueños, aportando beneficios para la sociedad y obteniendo ingresos para sus familias; haciendo alianzas y tejiendo redes, encontrando nuevos puntos de venta y levantando nuevos pedidos para los próximos días.

Es maravilloso ser parte del Supercito Verde. Nos reunimos cada mes, y ese sábado, el sábado de #SupercitoVerde, es muy lindo y energizante… ¡se siente la buena vibra en el ambiente! No solamente es mi percepción, lo notan mis compañeros y también las personas que nos visitan.

El sábado de #SupercitoVerde es un día especial

El sábado de Supercito Verde es un día de convivir con personas alegres en un ambiente familiar y de camaradería; es un día de conocer gente nueva que se va interesando en cuidar su salud, en evitar el consumismo y en apoyar el comercio local; es un día de saludar a amigos y clientes que conocemos desde hace tiempo; es un día en el que clientes y proveedores nos recargamos de esperanza y de positivismo; un día en el que confirmamos que es posible hacer un cambio empezando por nuestra comunidad.

Es un deleite para los sentidos.

Nuestros ojos se llenan con la belleza y colorido de las hortalizas, frutas, hongos y huevo producidos de forma ecológica, y al ver la variedad de hermosos diseños de las piedras de la gratitud pintadas a mano; nuestro olfato se inunda del aroma de los aderezos y salsas caseras preparadas con hierbas cultivadas sin agroquímicos o con el delicioso olor de los jabones artesanales que son gentiles con nuestra piel; nuestro oído se endulza con las amenas conversaciones y palabras amables que están siempre en el ambiente, además de aprender con las charlas que ofrecen los expositores en el espacio «Conoce a tus productores»; el tacto se deleita al sentir la tela de jeans convertida en cómodos zapatos artesanales o al sentir la textura terrosa del abono orgánico; el gusto se alegra con quesos, jamón, miel, postres y bocadillos elaborados con ingredientes naturales, ecológicos, sin conservadores ni añadidos innecesarios.

¡Es día de fiesta!

Si estás en Córdoba o sus alrededores, no puedes dejar de venir al Supercito Verde. Visítalo y haz tu súper de una manera distinta, ¡te va a encantar!  ¡Ah! No olvides traer tu bolsa o morral para llevar tus compras.

Publicar Etiquetados con, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: