Por qué me gusta levantarme temprano

Hace unos días comenté en Facebook que había retomado mi costumbre de levantarme temprano, muy temprano, demasiado temprano para algunas personas, una verdadera proeza y una locura para otras. La verdad es que no soy una persona nocturna y me gusta levantarme en la madrugada; mi reloj interno así funciona, lo disfruto muchísimo.

En un post anterior hablé sobre mi depresión. Durante los últimos meses, cuando entré en una crisis profunda, dejé de lado muchos buenos hábitos, entre ellos el de levantarme temprano. Ahora lo he retomado; me he sentido bien y estoy haciendo algunas actividades productivas, aunque no todos los días he logrado hacer lo que quiero.

La hora perfecta.

Me levanto a las 4 am. Para mí, es la hora perfecta: mi esposo y mis hijos duermen, la casa está en silencio y a oscuras (solamente se escuchan los grillos y se ve la luz de la pantalla de mi laptop). No hay nadie alrededor que necesite de mí.

Puedo centrarme en mí: leer a gusto, tomarme un café caliente, escuchar la música que me gusta, disfrutar el silencio y la soledad.

Puedo trabajar sin (o con mínimas) interrupciones: escribir en mi blog, limpiar mi bandeja de correo rápidamente, programar publicaciones.

Puedo hacer algunas tareas domésticas: limpiar el baño, poner una carga en la lavadora, empezar con preparativos para el desayuno.

Hay quienes prefieren hacer todo esto por la noche. A mí no me funciona; me distraigo mucho, me pierdo el tiempo, no logro concentrarme y lo único que consigo es desvelarme con el consiguiente mal humor de la mañana siguiente. Desvelarme me sienta fatal: no duermo suficiente (mis hijos son madrugadores, antes de las 7am están despiertos), me siento cansada, me siento frustrada por no haber hecho lo que se supone iba a hacer, ando de mal humor y con poca paciencia todo el día.

Por el contrario, en la mañana estoy bien enfocada, aprovecho muy bien el tiempo y para cuando despiertan mis hijos estoy llena de energía, de buen humor y satisfecha por todo lo que logré. Hay quienes me han dicho que nadie puede sentirse con energía a las 4 a.m. ; yo sí. Te lo aseguro. Creo que tiene mucho que ver con encontrar tu hora perfecta.

Pero no todo es perfecto.

El levantarme temprano no es sinónimo de que por arte de magia todos mis pendientes se realicen.

Hay días en que a pesar de levantarme a esta hora; mis planes no se cumplen. Si mis hijos despiertan tengo que volver a la cama hasta que se duerman, puede ser que me tome más tiempo del que me gustaría que concilien el sueño profundo, puede ser que despierten en cuanto sienten que intento levantarme, o incluso que quieran levantarse conmigo. Aunque, a decir verdad, esto sucede más con Héctor que con Belén, y sé que en el futuro será menos frecuente.

Ha habido días, de esos que todo empieza «mal», en que me frustro, me enfado y pierdo la paciencia. Por ejemplo, llevo dos días tratando de terminar este post. Cuando ya estaba terminado y le di guardar, se borró la mitad. Mi esposo se levantó para irse a trabajar y cuando lo estaba despidiendo despertó Héctor. Me fui a acostar con él y después de 40 minutos ya no se durmió. Despertó Belén y ahora están aquí los dos en el sofá conmigo mientras termino de escribir.

En cuanto empiezo a sentir una sensación desagradable intento calmarme y sé que mañana tendré otra oportunidad. Aunque a veces me cuesta trabajo aceptarlo, repaso lo que pude completar y me siento mejor.

Lo que falta.

Todavía falta mucho para volver a las mañanas productivas que solía tener. No llevo ni un mes y voy paso a paso. Por ahora me estoy centrando en hacer cosas que me gustan, en acciones necesarias e importantes para mi emprendimiento y en tareas básicas para el orden y limpieza de mi casa; en ese orden. Poco a poco iré integrando más actividades (como hacer ejercicio) y crearé una rutina.

Yo era una friki de las agendas, planeaciones, listas con prioridades, recordatorios, horarios y similares. Por varias razones lo dejé y caí en el caos. Quiero retomarlo porque me funcionaba de maravilla y me permitía avanzar en todos los aspectos lo cual resultaba en mi bienestar general, y por supuesto, el de mi familia.

Cómo levantarse temprano.

Sé que hay quienes desean levantarse temprano – tal vez no a las 4- pero no saben cómo. Primero, me parece importante que identifiques si tu horario ideal es en las mañanas o en las noches. Creo que cada quien tiene un horario en el que se siente mejor, en el que se concentra más y hay que aprovecharlo.

Como te decía, yo soy madrugadora por naturaleza y por eso no me costó tanto trabajo retomar mi hábito. Sin embargo, al reflexionar, pude identificar algunos factores útiles y quiero compartirlos contigo.

  1. Mentalízate. Lo primero fue decidir que me levantaría temprano y hacerme a la idea. No te niego que hubo días en que me costó MUCHO trabajo; sin embargo, lo hice.
  2. Programa el despertador y levántate en cuanto suene. No lo pienses, levántate de inmediato. Si te das tiempo a pensarlo, pospones la alarma y acabarás por perder tiempo.
  3. Ten una razón para levantarte. Decide para qué quieres levantarte temprano. Si tienes una motivación es mucho más sencillo; de lo contrario, preferirás seguir en tu cama cómoda y calentita. Por ejemplo; en la primera semana, mi razón fue retomar mi blog; escribir al menos 5 posts en esa semana. Solamente llegué a 4, pero fue una buena motivación.
  4. Busca un aliado. En compañía es más sencillo (por eso en mis asesorías trabajo con parejas). En mi caso, me puse de acuerdo con una persona para enviarle un mensaje de WhatsApp tan  pronto me levantara; claro que ella estaba dormida, pero era un compromiso que yo debía cumplir.
  5. Duérmete temprano. Ahora me levanto antes y duermo más horas. Baja la velocidad desde que sea hora de cenar. En mi casa la TV se apaga entre 5:30 y 6:00 pm; cenamos entre 6:30 y 7:00 pm; preparo a mis hijos para dormir y cuando mucho a las 9 pm, estamos dormidos los tres.
  6. Hazlo poco a poco. Yo me aventé a levantarme a las 4 así sin más. Si tú nunca te has levantado tan temprano, puedes hacerlo gradualmente. Corre tu horario de dormir y de levantarte 15 minutos, mantenlo durante 2 semanas y recórrelo otros 15 minutos hasta que llegues a tu meta.

Cuéntame…

¿Qué te parece? ¿Te sería útil levantarte más temprano? ¿Hay algún hábito que quisieras retomar o adquirir?

Publicar Etiquetados con,

11 respuestashasta ahora.

  1. Roxy! Qué pilas levantarte a las 4am! Te admiro!!!
    Soy tempranera (aunque no tanto como vos) y funciono mejor a la mañana porque después de las 5/6 de la tarde mi cabeza se apaga y no puedo trabajar más.
    También era friki de las agendas, to do’s y lo que se te ocurriera y desde que dejé mi trabajo de oficina también dejé esos hábitos que me ayudan a ordenar mi cabeza. Tengo que volver a armar mi rutina!
    Me sentí súper identificada con este post!
    Gracias por compartir :)

  2. […] un post pasado escribí el por qué me gusta levantarme temprano. Un beneficio adicional al retomar este hábito es que me ha motivado para retomar otro: la […]

  3. […] primero fue, como te contaba en otro post, volver a levantarme temprano. Ese fue el catalizador; fue lo que motivó que volviera a ser organizada y ha representado cambios […]

  4. LAURA CARMONA dice:

    Gracias por compartir tu experiencia de vida y ya somos dos también abro los ojos a las 4 am y una ducha de agua fría a esa hora es una recarga de energía para mi cuerpo y mente es la hora perfecta para planear un gran dia la mañana es donde permanezco mas enérgica y sin duda alguna el trasnocho me mata así que procuro dormir en lo posible las 8 horas diarias si en semana no puedo por algún motivo el finde recargo durmiendo una o dos horas mas, me alegra saber que no estoy tan loca cuando me levanto a esa hora y soy feliz! Un muy feliz dia para ti.

    • Roxy dice:

      Qué gusto coincidir, Laura! Qué valiente con la ducha de agua fríaaa!! Yo a eso no me he atrevido jajajajaja

      Me encanta ir conociendo personas que disfrutan de las madrugadas. Tal parece que hay más búhos que alondras =) Un abrazo.

  5. Marie dice:

    Hola. Se me antoja levantarme a esa hora…. Comenzaría a las 6 y luego a las 5…la verdad batallo mucho…soy maestra de Arte y trabajo todo el día y me ha motivado esa pregunta…. Para que me levantaría a las 4 o 5? Mi respuesta me emocionó…. Para pintar….puesto que en todo el día no tengo tiempo y creo que a esas horas sería genial…. Entro a trabajar a las 7 a la escuela y me desocupo en la tarde…. Y después de la cena ya trato de descansar pero no pinto de noche por cuidar mi vista….así que en la madrugada seria inspirador…. Quiero hacerlo…. Y no sé si pueda…..

    • Roxy dice:

      Hola Marie! Qué lindo que quieras usar ese tiempo para algo que te encanta; seguro que levantarte a pintar te haría empezar el día llena de energía.

      Dices que no sabes si puedas hacerlo… ¡inténtalo! No pierdes nada con probar, si no puedes levantarte tan temprano no pasa nada, tal vez con media hora que pases pintando ya sería muy bueno ¿no crees?

      Lo que funciona para mí no necesariamente tiene que funcionar para ti 😉 Yo soy una persona madrugadora por naturaleza y por eso me resulta más sencillo; pero otra personas tienen su momento creativo en otro horario.

      Me gustaría que pasaras más adelante a contarme cómo te fue 😊

  6. […] cambió cuando retomé el hábito de levantarme temprano. A partir de ahí me motivé a cambiar otras cosas; el segundo hábito fue la organización y […]

  7. Me pasa exactamente lo mismo, tardé muchos años en darme cuenta que soy más productivo por las mañanas, tengo la suerte que mi hijo ya es grande y no se despierta por las noches.

    Mi truco es ir a dormir muy temprano y me levanto sin despertador sobre las 4 de la mañana, muchos días antes.

    Recuerdo cuando iba dormir tarde acabando las tareas, algunos días quizás eran productivos, pero otros tiraba a base de cafés y aguantando como podía, después por las mañanas me sentía más cansado porqué la mitad de veces no dormía las horas suficientes.

    La única pega que encuentro es que a las 6 de la tarde ya estoy en modo bajón, eso implica que teletrabajando me pidan cosas cuando ya no tendría que estar disponible. Para la otra gente es raro que a las 5-6 de la tarde ya no quieras trabajar.

    De todas maneras no cambio esta manera de funcionar para nada, eso si, cuando puedo descanso unos 20 minutos durante el día.

    Gracias por compartir tu experiencia y a si ver que no somos unos bichos raros.

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: