¿Qué significa realmente «alimentación saludable»?

La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo.

Desafortunadamente, para muchos de nosotros,  lo que obtenemos de nuestra dieta diaria está lejos de una buena nutrición . Estamos plagados de comida chatarra, alimentos procesados que vienen de una caja o lata y muchos de nosotros comemos poca o, peor aún, ninguna comida de verdad que proporcione al cuerpo los nutrientes que necesita.

El término «alimentación saludable» es a menudo malinterpretado  y la mayoría de las personas no sabe bien a bien cómo ponerla en práctica en su vida cotidiana. En este artículo de muestro las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La OMS define una buena nutrición como una dieta adecuada, bien balanceada combinada con actividad física regular.

De acuerdo con la OMS, hay cinco puntos clave para la definición de una dieta adecuada y equilibrada para un adulto.

La composición exacta de una alimentación saludable, equilibrada y variada depende de las necesidades de cada persona (por ejemplo, de su edad, sexo, hábitos de vida, ejercicio físico), el contexto cultural, los alimentos disponibles localmente y los hábitos alimentarios. Sin embargo, los principios básicos son cinco:

1. La parte principal de una dieta saludable es la presencia de frutas, verduras, legumbres, frutos secos y cereales integrales. Es importante obtener 5 porciones o 400 gramos de frutas y verduras al día.

– Para obtener una variedad de frutas y verduras en la dieta, es necesario incluirlas de tantos colores diferentes como sea posible.

– Algunos ejemplos de legumbres son lentejas y frijoles.

– Los granos enteros incluyen el maíz, el trigo, la avena y el arroz integral.

2. Los tubérculos feculentos no se clasifican como frutas o verduras, pues son almidones; así que su consumo, al igual que el de los granos, debe ser moderado

– Ejemplos de tubérculos feculentos son: papa, yuca y camote.

3. Se recomienda idealmente reducir el consumo de azúcares libres a menos del 5% de la ingesta calórica total. Los azúcares libres incluyen azúcares refinados de caña, remolacha y maíz, que el fabricante, cocinero o consumidor añaden a los alimentos, así como los azúcares presentes de forma natural en la miel, los jugos y concentrados de frutas.

4. Menos del 30% de la ingesta total de calorías debe provenir de las grasas.

La mayoría de las grasas deben ser grasas no saturadas, tales como las que se encuentran en los aceites de pescado, aguacate, nueces, girasol y oliva, que son preferibles a las grasas saturadas, como las que se encuentran en las carnes grasas, mantequilla, nata, manteca, manteca de cerdo , queso y aceite de palma y de coco.

Las grasas trans se encuentran en alimentos procesados, alimentos fritos, bocadillos, comidas rápidas, pizzas congeladas, tartas, galletas, margarina y productos para untar, no son parte de una dieta sana y deben limitarse a 1% o menos de la ingesta calórica diaria.

5. Consumir menos de 1 cucharadita o 5 gramos de sal por día.

Consejos prácticos

Ya que conoces las recomendaciones de la OMS, ahora me gustaría darte algunos consejos prácticos para aplicarlos en tu día a día.

  • En lugar de agregar alimentos «saludables» empieza por revisar tu alimentación y elimina aquellos que no lo son y disminuye la ingesta de los que se sugiere consumir en cantidades limitadas.
  • Limita las grasas saturadas, almidones y azúcares, e incluye proteínas magras, carbohidratos complejos y grasas buenas en tu dieta.
  • Consume los alimentos lo más cercano posible a su forma original; es decir, lo menos procesados posible.
  • Reduce al mínimo el consumo de alimentos ultraprocesados y comida chatarra. Estos no ofrecen ningún valor nutricional, contienen azúcares y/o sal añadidos y son mucho más altos en calorías que las opciones naturales.
  • Evita los refrescos y prefiere frutas enteras en lugar de jugos.
  • Obtén vitaminas, enzimas y fibra por medio de frutas y verduras crudas.
  • Ingiere tus alimentos en varias porciones pequeñas durante el día. Desayuno, comida, cena y dos colaciones diarias te ayudan a saciarte y a evitar los atracones.
  • Bebe agua todos los días.

Hazlo simple.

No te compliques. De una forma aún más simple, una alimentación saludable significa comer una variedad de alimentos integrales, comida de verdad: carnes frescas, verduras, frutas, cereales integrales que le brindarán a tu cuerpo todos los nutrientes que necesita.

Deja de comprar «alimentos» altamente procesados, empacados y enlatados; llena tu plato con la bondad de la naturaleza y podrás ver y sentir una marcada diferencia en tu nivel de energía, tu salud y tu peso.

Publicar Etiquetados con

3 respuestashasta ahora.

  1. […] ya tienes claro qué tienen de malo los alimentos procesados, qué significa una alimentación saludable, cuáles son los elementos básicos para una despensa saludable e incluso has empezado a planear […]

  2. […] nada tiene que ver con esto; que yo estoy convencida y he demostrado que se puede llevar una alimentación saludable sin sacrificar el sabor; que es posible nutrir el cuerpo, deleitar el paladar y apapachar el alma […]

  3. […] otros posts has leído lo que tienen de malo los alimentos procesados, te has enterado de qué significa realmente una alimentación saludable y sobre los básicos para una despensa […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: