Rutina básica de cuidado facial

cuidado-facial

 

El cuidado de mi piel ha sido siempre un asunto pendiente para mí; no sé cómo hacerlo. Nunca le di importancia aunque de vez en cuando pensaba que necesitaba hacer «algo». Poco a poco empezó a ocupar más de mis pensamientos por dos motivos: primero porque los años pasan y empiezan a notarse 🙈 – la vanidad es la vanidad – y segundo porque en muy poquito tiempo mi hija entrará en la pubertad y su piel necesitará cuidados – algo que yo no hice hasta ahora.

Por fin dejé nada más de pensar y pasé a hacer. Me puse como propósito crear mi rutina de cuidado facial con tres requisitos:

  1. Muy sencilla y rápida
  2. DIY con productos que ya tuviera en casa
  3. Que no fuera algo que se me antojara comerme (por ejemplo, mascarilla de avena con plátano y miel)

Seguro te estás riendo con mi último requisito. ¿Sabes? Siempre he tenido un «issue» con ese tipo de mascarillas… siento que es un desperdicio ponerme algo así en la cara, ¡si me lo podría comer! Ja ja ja ja ja… prefiero comérmelo… 😁

Durante años, ¡sí, años!, había investigado y conocido un montón de productos DIY para cuidado facial pero no tenía claro cómo crear mi rutina; o sea, qué va primero, qué va después, cuántos productos se deben aplicar, cada cuánto hacer exfoliación, cada cuánto aplicar las mascarillas….

Así pues, me sumergí en Pinterest y primero aprendí el orden en que deben aplicarse los productos; me dio mucha alegría darme cuenta que con eso ¡ya estaba lista mi rutina! aunque a decir verdad, quité algunos pasos y dejé lo básico-súper-básico.  Después me puse a buscar cómo hacer cada producto y encontré alternativas muy a mi gusto.

Me estanqué por algunas semanas porque mi perfeccionismo tuvo a bien asomarse 😆 así que cuando lo descubrí le dije que se fuera y me puse en acción con lo que podía empezar enseguida; poco a poco iré integrando todo, probando, puliendo… el caso era empezar a cuidar mi piel ¡ya!

Como es mi costumbre cuando se trata de recetas, hice algunos cambios y terminé con un mix que se adapta a mis requisitos.

Aquí te comparto cómo quedaron mis rutinas por ahora.

Rutina matutina

Paso 1 – Limpiador. 

Uno que desde que lo descubrí hace tiempo me gustó es este: limpiador de miel. Esa web, en general, me encanta.

Como no tengo jabón líquido pienso que podría derretir alguno sólido; pero primero tengo que comprarlo, ya tengo uno en mente, me falta revisar bien si me sirve. También me falta comprar aceite. No quise esperar más y empecé a lavarme nada más con miel… y se me ocurrió agregar unas gotitas de extracto de propóleo.  Me gustó mucho la sensación. Mi cara se siente limpia y suave.

Tengo un jabón de miel con propóleo que había estado usando, pero sí me di cuenta de la diferencia. Mi piel se siente tirante y reseca cuando uso el jabón. Veremos qué pasa cuando haga el limpiador como indica la receta.

Paso 2 – Tónico.

Hay dos que me encantaron; como no podía decidir, finalmente voy a usar uno para la mañana y otro para la noche.

El que usaré en la mañana es súper fácil de preparar: 1 parte de vinagre de manzana y 1 parte de agua. Yo había usado esto para el cabello ¡no tenía idea que podía usarse como tónico facial! Pensé que resecaría mi cara, pero no, se siente bastante bien.

Paso 3 – Hidratante.

Encontré varias recetas de este estilo… solamente tenía a mano dos ingredientes. También descubrí que con esos dos ingredientes podía hacer crema para ojos; así que decidí hacer el hidratante y usarlo con doble -incluso triple- propósito.

Mezclé en la licuadora la pulpa de una hoja de sábila (aloe vera) y 1/4 de taza de aceite de coco. ¡Listo! Lo usaré como hidratante, crema para ojos e incluso quiero probarla para todo el cuerpo.

Rutina nocturna

Paso 1 – Limpiador.

El mismo de la rutina matutina

Paso 2 – Tónico.

Aún no lo preparo, esta es la receta original .  Elegí éste porque tengo un amigo que cultiva caléndula y sé lo maravillosa que es esta florecita para la piel. Una buena alternativa es este tónico de romero. Encontré otros que me gustaron mucho pero no tengo idea qué es el «witch hazel» ni donde comprarlo.

Dejo aquí la receta en español

Ingredientes:

  • 180 ml (3/4 taza) de agua destilada
  • 1/4 taza de flores de caléndula secas
  • 1 cucharada de jugo de aloe vera (sábila) – sé que lo venden en farmacias o se puede hacer. Yo estoy pensando en omitirlo.

Preparación:

  1. Hacer un té con el agua y las flores de caléndula.
  2. Dejar reposar durante 20 minutos antes de retirar las flores.
  3. Agregar el jugo de aloe vera.
  4. Guardar en un frasco.

Paso 3 – Crema para ojos.

Usaré el hidratante de mi rutina matutina.

Paso 4 – Hidratante.

No lo he preparado. Aquí puedes ver la receta. Me falta comprar la cera de abeja, ya sé dónde comprarla. Lo que no tengo idea es dónde se compran las cápsulas de vitamina E. 🤔

Anoche usé el hidratante de la rutina matutina. Aunque al principio pensé que era muy grasoso, la verdad es que se absorbió muy bien y amanecí sorprendentemente sin grasa en mi cara (cosa que no sucedía antes), a excepción de un poco en la nariz.

2 veces por semana

Exfoliación.

Al limpiador que estoy usando ahora (miel y propóleo) le agregaré un poco de bicarbonato o canela.

1 vez por semana

Mascarilla.

Voy a empezar con una mascarilla de arroz.  Hace tiempo leí en Facebook a una amiga que usa agua de arroz para su piel, pero no me acuerdo bien cómo la utilizaba; así que cuando vi esta mascarilla me pareció buena idea integrarla a mi rutina.

Dejo aquí la receta en español.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de arroz
  • 1 taza de agua
  • 1 cucharada de leche
  • 1 cucharada de miel

Preparación:

  1. Hervir el arroz en el agua.
  2. Colar y reservar el agua.
  3. Hacer una pasta con el arroz hervido con la miel y la leche tibia.
  4. Aplicar en el rostro limpio y seco.
  5. Dejar que seque (más o menos 15 minutos).
  6. Enjuagar con el agua en que hirvió el arroz.

¿Tienes algún tip para compartir? ¿Algún producto DIY que utilices? Déjame tu comentario.

Publicar Etiquetados con, ,

4 respuestashasta ahora.

  1. Están de 10 los productos caseros Rox! La miel es muy buena para todo y si sacas la lengua y comes un poco pues sabe muy rico jajajaja.
    Igual para los labios se puede hacer exfoliante con miel y café o azúcar y sabe rico ja.
    ¡Súper tu rutina!
    Me encantó el post

  2. Macky dice:

    Yo en lo único en lo que no soy natural es en el cuidado de mi piel por mi acné, pero voy a intentar las mascarillas y cuando se me acabe lo que tengo seguiré tu rutina, a ver qué tal :D

    El witch hazel es hamamelis, pero no sé dónde se puede conseguir. La vitamina E seguramente en tiendas naturistas o en los suplementos vitamínicos :o

    • Roxy dice:

      Tampoco sé qué es hamamelis jajajaja. Esa era mi duda con la vitamina E, si se podrá comprar en la farmacia 🤔

      Si pruebas algo, me cuentas qué tal lo sientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: