Ser multitarea no es productivo.

ser-multitarea-no-es-productivo

Siempre pensé que ser multitarea; es decir, ser capaz de hacer varias cosas al mismo tiempo era uno de mis «superpoderes«, una virtud, una gran ventaja. La verdad estaba muy orgullosa de serlo y cuando leí que las mujeres podemos realizar múltiples tareas mejor que los hombres tuve una razón más para continuar siendo una máquina de la multitarea. Creía que era el mejor modo de lograr hacer todo lo que quería hacer.

La realidad

Ahora, casi un año después de la peor crisis que he atravesado, me di cuenta que ser multitarea no me hacía tan productiva como yo creía. Hubo muchos días en que me la pasaba haciendo, o mejor dicho intentando hacer,  un montón de cosas al mismo tiempo y terminaba agotada, estresada y frustrada porque la realidad es que no lograba terminar nada.

Hacer varias cosas a la vez disminuye mi concentración, mi paciencia y mi productividad. En lugar de ahorrar tiempo y ser productiva lo que sucede es que pierdo más tiempo, mi cerebro se sobrecarga, se confunde y no hago bien nada de lo que me propongo.

Lo que dice la ciencia.

He estado leyendo al respecto y aprendí que, según varias investigaciones científicas, nuestro cerebro no está diseñado para hacer varias tareas a la vez a menos que sea una rutina «zombie»; es decir, una tarea que esté bien implantada neurológicamente, de tal manera que no requiera que pensemos en ella. Por ejemplo, podemos conversar con alguien mientras nos lavamos las manos porque lavarnos las manos es una rutina «zombie».

Sin embargo, con la multitarea lo que sucede es que pasamos de una actividad a otra rápidamente y esto significa un alto consumo de recursos para nuestro cerebro. Lo que sucede es que nuestra atención se divide en varios pedacitos sin enfocarse totalmente en nada; el estar «saltando» de una tarea a otra es cansado para nuestro cerebro. Después de una o dos horas de estar en «modo multitarea» nos sentimos agotados y no logramos concentrarnos; esto es porque vamos «quemando» los  neuroquímicos que necesitamos para centrar nuestra atención.

Queda claro que es difícil la multitarea cuando se trata de actividades que requieren alta atención – las mamás lo sabemos muy bien – es por eso que te tardas mucho más y que algo quede sin hacer o se haga mal. Por ejemplo: atender una llamada telefónica importante mientras tienes a un crío hambriento alrededor demandando tu atención y la comida en la estufa. Tal vez logres atender todo pero ¿a qué precio?

El precio que yo pagué fue sentirme terriblemente mal, un fracaso total, porque no lograba nada en ningún aspecto.

El cambio a monotarea.

Recientemente, cuando decidí recuperar mi vida y volver a ser yo, una de las acciones que tomé fue enfocarme solamente en una cosa a la vez; lo que se dice «estar presente«.

Me hice conciente de cuando mi atención se desviaba y la atraía nuevamente a la actividad que estaba realizando. De hecho lo sigo haciendo; en cuanto detecto que mi enfoque se va, lo hago volver. ¿Cómo? Te pongo un ejemplo: al estar escribiendo este post me llegó un email  de una persona que aprecio mucho y estuve tentada a abrir el correo y leerlo al instante; pero no lo hice. Tuve una mini conversación conmigo misma y me dije que el email podía esperar y mi prioridad era terminar de escribir.

El sentimiento que tengo en las mañanas cuando completo mi prioridad del día ¡es lo máximo! Siento que otra vez tengo «superpoderes» con la diferencia de que mi cerebro no está agotado y yo no estoy estresada. Estoy prestando atención a lo que realmente es importante y mi productividad se ha incrementado.

¿Se acabó la multitarea?

No. No todo es perfecto y color de rosa. Por ejemplo, me tomó mucho tiempo escribir este artículo porque mi hijo despertó más temprano de lo habitual y no pude terminarlo en el tiempo que tenía previsto. Al principio intenté continuar mientras Héctor estaba a mi lado, pero como él quería hablar conmigo y reclamaba mi atención, no podía concentrarme y me empecé a estresar.. Finalmente decidí dejarlo para más tarde. Lo estoy terminando ahora, después de la comida mientras mis hijos ven un video.

Creo que la multitarea es algo inevitable; es parte de la vida, pero el tiempo que paso en «modo monotarea» me ayuda a lidiar con el estrés del «modo multitarea». Mi estrés no anda al límite y eso nos hace bien a todos.

¿Tú eres multirarea? ¿Sientes que te funciona? Déjame tu opinión en los comentarios y conversemos.

Publicar Etiquetados con,

4 respuestashasta ahora.

  1. Tania dice:

    Al
    Igual que tú y en realidad motivada por tus post descubrí que hago más cosas y me estreso y frustro menos cuando trabajo mientras mis hijos (sobre todo la peque) duermen.
    Por fin después de mucho he logrado terminar de lavar la ropa entre semana para tener libres para mis hijos y esposo los fines de semana.

    Gracias por todo.

  2. Angelica dice:

    Yo me soy una de esas que es multitareas y es verdad no concluyo nada, o no me salen las cosas como quisiera, las dejo a medias y termino el día, muy estresada y agota seguiré tus consejos.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: