Pollo a la cúrcuma

Esta receta es una de mis favoritas. Es rica, sencilla y rápida de preparar. También he de decir que me llevé una gran sorpresa cuando la hice por primera vez porque a mi niña, que es tan quisquillosa y especial para la comida ¡le encantó! Y eso me hizo muy feliz.

Ahora ya tengo una receta más en las aprobadas por mi picky-eater ¡Yupiiiii! Si tienes un niño selectivo con la comida (como dice la pediatra de mis hijos), entenderás mi alegría.

Otra cosa que me encanta de esta receta es que es muy versátil porque puedes agregar y quitar ingredientes a tu antojo (y según el tiempo que tengas) y no pierde su toque. Voy a compartir contigo la receta como la preparo cuando tengo prisa; con el mínimo de ingredientes.

La cúrcuma puede tener un sabor algo fuerte; así que si es la primera vez que la pruebas o la ofreces a tu familia, te sugiero empezar con un poquito nada más y luego ir ajustando la cantidad hasta que encuentres la que les parezca el punto ideal.

Hablando de cantidades, cuando cocino lo hago «a ojo», no mido los ingredientes (¡me he convertido en mi mamá!); así que las medidas de los ingredientes que verás en la receta son más o menos lo que uso pero no es una cosa con precisión.

Te animo a experimentar, a probar, a crear TU propia receta con las cantidades e ingredientes que hagan que obtengas un resultado que haga que tus hijos laman el plato  (como hacen los míos con este pollo a la cúrcuma).

Ingredientes:

  • 1 pechuga de pollo, deshuesada y cortada en trocitos del tamaño de un bocado.
  • 2 cucharadas de jugo de limón.
  • Sal al gusto.
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo.
  • 1 cucharada de aceite.

Preparación:

  1. Coloca el pollo en un recipiente que puedas llevar al fuego.
  2. Báñalo con el jugo de limón.
  3. Espolvorea la sal y la cúrcuma sobre él.
  4. Rocía con el aceite.
  5. Mezcla bien para que todos los trocitos de pollo se cubran.
  6. Lleva al fuego con el recipiente tapado hasta que el pollo esté cocido.

Mis tips y comentarios:

  • Cuando hagas esta receta con más tiempo, deja marinando el pollo por una hora aproximadamente.
  • Anímate a variar la cantidad de los ingredientes; yo te los doy como referencia, pero tú prueba si te gusta más o menos cúrcuma o limón. Eso sí, no abuses ni de la sal ni del aceite. 😉
  • También puedes agregar jengibre, comino en polvo y/o un poquito de miel. ¡Sabe todavía más rico!
  • Puedes añadir vegetales; por ejemplo: brócoli o ejotes, para que se cuezan junto con el pollo. A mis hijos no les gustan mezclados; así que los sirvo por separado.
  • Acompaña con un poco de arroz o pasta; los cuales puedes preparar con anticipación y tener en el refri como otro recurso para sacarte de apuros.
Publicar Etiquetados con

2 respuestashasta ahora.

  1. Lety palacios dice:

    Que deliciosa esta la receta, Roxy!!
    Muchas gracias,y manos a la obra para probarla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: